Resistencia Indígena – Los Valles del Tuy, La Jefa Apacuana y Software Libre

Colección Venezolana Resistencia Indígena

Colección Venezolana Resistencia Indígena

Desde la llegada de la Revolución Bolivariana en el año 1.999, se ha establecido una política de estado para reivindicar nuestra cultura indígena y sus tradiciones ancestrales, una muestra de esto son las leyes que han sido diseñadas para incluir a nuestra población indígena [Lopci] o la presencia de los restos del indio Guaicaipuro en el Panteón Nacional, lo cual no es poca cosa. La sociedad venezolana esta íntimamente relacionada con nuestros indios, sus costumbres, musica y comidas forman parte de nuestro patrimonio e identidad nacional. Las clases poderosas venezolana, a través de sus medios de difusión privados han desvirtuado la imagen de nuestros indios, asociándolos con ignorancia, suciedad y sumisión, desconociendo la herencia ancestral de lucha y valentía de nuestros guerreros originarios, que se opusieron al genocidio realizado por los invasores españoles en la época de la colonia. Son comunes las expresiones descalificativas tales como: “Si eres indio” o “andas como el indio, tirando flechas”. Tenemos el deber de valorar y respetar a nuestra cultura indígena, sus creencias y principios, sin duda alguna no seriamos lo que somos hoy día: la promesa que si es posible un mundo mejor, el cual lo estamos construyendo en la tierra de Guaicaipuro.

Valles del Tuy

Valles del Tuy

Luego de recorrer y conocer la región de los Valles del Tuy, he descubierto las historias mas asombrosas de resistencia y valentía de nuestros indígenas venezolanos en contra del invasor español. Dado lo combativo de los indios de los Valles del Tuy, esta región fue nombrada por los españoles como los Valles del Miedo. En esta región habitaba la Jefa Apacuana, de quien quiero contarles su historia.

Valles del Tuy Paisajes

Valles del Tuy Paisajes

Resistencia Indigena - Jefa Apacuana - Valles del Tuy

Resistencia Indígena – Jefa Apacuana – Valles del Tuy

Jefa Apacuana. Su presencia se remonta a los años 1550 – 1577. De la familia Caribe, etnia de los Mariches. Habitaba en los hoy conocidos Valles del Tuy. Como piache, convenció a su pueblo de alzarse contra el invasor Francisco Infante. Luego de una hábil estrategia para aprovisionarse de armas, lidera el exitoso ataque contra los españoles. Estos regresan repetidas veces a enfrentar a los aguerridos indígenas. El español Garci García, provisto de un gran grupo de hombres armados con arcabuces, en sorpresiva acción captura a la brava Apacuana. La valiente mujer es humillada, vejada y finalmente ahorcada. Su cadáver fue colgado a la orilla del camino para atemorizar al resto de los indígenas rebeldes. El nombre de la población de Cúa es un homenaje popular a esta valiente mártir de la libertad y a su pueblo que prefirió desaparecer antes que ser dominado. El pintor y dramaturgo César Rengifo, en su obra Apacuana y Guaricurián, pone en boca de la Jefa Indígena palabras “¡Ve a decirles que yo acepto mandar en esta hora a nuestra gente y que habré de guerrear hasta el momento que salga el invasor de nuestra tierra!”

En la obra de Cesar Rengifo la Jefa Apacuana exclama antes de morir por la mano de invasor español, la siguiente proclama:

                                   Proclámalo por todos los caminos,
                                   y dilo con voz fuerte a la distancia:
                                   y grítalo a las piedras y a las aves
                                   y a las errantes hojas y a los vientos…
                                   Y dilo a los que van y a los que vienen
                                   y a los tiempos distantes y remotos,
                                   que siempre ha de brotar en esta tierra
                                   unida con sus rocas y sus flores,
                                   con sus ardientes suelos y sus nieves,
                                   y en las manos de quien en ella nazca, 
                                   esa liberta que no es un sueño
                                   sino espiga de luz alta y nacida
                                   de esta recia raíz que ahora sembramos,
                                   con sangres derramadas y esperanzas!

Hoy día tiene mas vigencia que nunca esta proclama, los venezolanos gracias a nuestra herencia heroica eligieron la libertad de ser humanos primero que nada, y no fichas de consumo del sistema capitalista que impera en el mundo, en la construcción del socialismo bolivariano están puestas las esperanzas de los pueblos del mundo, es nuestro deber no fallarles.

Resistencia Indígena y Software Libre

Los pueblos indígenas han sido sujeto de la exclusión social, económica y cultural desde la llegada del invasor español, su cultura y tradiciones han sido prácticamente borradas por el sistema colonial que imperaba en Venezuela antes de la Revolución Bolivariana. Solo con  la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y leyes tales como: “Ley de protección de idiomas indígenas venezolanos”, “Ley de Patrimonio Cultural de los Pueblos y Comunidades Indígenas ” y “Ley Orgánica de Pueblos y Comunidades Indígenas (Lopci)”, se ha podido revertir muchos de los esquemas de dominación, alineación y explotación que ha sufrido nuestras comunidades originarias.  El proyecto Canaima Educativo ha sido fundamental en incluir a nuestros indígenas a las nuevas Tecnologías de Información y Comunicaciones (TIC), dado que ha brindado la oportunidad de dar una doble alfabetización, la tecnológica, así como la capacidad de leer y escribir. El  reto se presenta cuando los contenidos no están en su lenguaje originario, por lo cual deben aprender el español, dejando de lado parte fundamental de su identidad, como lo es el lenguaje. El reto está en brindar traducciones a los contenidos educativos, los cuales al ser desarrollados en Software Libre, podrán ser adaptados y traducidos según las necesidades de cada etnia. Existen iniciativas como la de la comunidad de LibreOffice Venezuela, la cual buscar “Apoyar en la traduccion de LibreOffice a las principales lenguas nacionales e historicas de Venezuela”, queda de nuestra parte hacer un cambio de paradigma en como nos relacionamos con nuestros hermanos indígenas, y empezamos a incluirlos en todos los ámbitos de la vida diaria.

Resistencia indígena según el Portal de PDVSA

En Venezuela, el 12 de octubre es el “Día de la Resistencia Indígena”, una fecha que en la que se recuerda y se explica abiertamente, que ese día se dio inicio, en las tierras de América, a un brutal genocidio que barrió nuestras culturas ancestrales, imponiendo, a sangre y fuego, tradiciones, creencias y costumbres ajenas.

En los últimos diez años, el 12 de octubre, conmemoramos la sangre derramada de los pobladores nativos de este territorio, quienes fueron víctimas de la violencia de los colonizadores españoles hace más de 519 años.  Irónicamente, durante décadas, los venezolanos festejamos cada 12 de octubre, como el “Día de la Raza” o el “Descubrimiento de América”. De hecho, es así como se sigue “celebrando” en la mayoría de los países hispanoamericanos.

El primer nombre de la efeméride 12 de octubre Día de la Raza fue decretado por Juan Vicente Gómez, en 1921, una muestra de que las élites que detentaron el poder político y económico en el país, denigraron siempre de nuestras culturas originarias, mientras exaltaban el colonialismo y la opresión que dominaron en este continente por siglos.

Con la llegada de la Revolución Bolivariana, se revierte esta aberración histórica y se estudian los hechos con claridad y óptica progresista.  De esta manera, el “encuentro de dos mundos” que nos enseñó la oligarquía entreguista fue mostrado en su justa dimensión.  Ocho décadas después, la nueva festividad, proclamada el presidente Hugo Chávez y sancionada por la Asamblea Nacional de Venezuela, a través del decreto 2028, el 11 de octubre de 2002, busca conmemorar la resistencia de los nativos americanos contra los conquistadores.

Han pasado diez años desde que cambiamos radicalmente nuestra forma de ver este hecho histórico y, hoy, para los verdaderos revolucionarios resulta vergonzoso celebrar la opresión y las matanzas perpetradas en suelo americano durante la colonia. Por el contrario, reconocemos el bravo esfuerzo de aquellos héroes indígenas quienes, a pesar de sus armas rudimentarias, tuvieron la voluntad de enfrentarse con gallardía e ímpetu a los conquistadores.

Las luchas de los pueblos indígenas, han sido reivindicadas por el Gobierno Bolivariano al otorgarle derechos cercenados por siglos. La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela contempla y reconoce su organización social, política y económica, sus culturas, usos y costumbres, idiomas y religiones, así como su hábitat y derechos originarios sobre las tierras que ancestral y tradicionalmente ocupan y que son necesarias para desarrollar y garantizar sus formas de vida.

Esta entrada fue publicada en Reflexión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Notificarme por correo electrónico los comentarios siguientes.