Joseph Jacotot El Maestro Ignorante “Quien enseña sin emancipar embrutece”

CompartirTweet about this on Twitter

Joseph Jacotot El Maestro Ignorante “Quien enseña sin emancipar embrutece”

Joseph_Jacotot_Maestro_Ignorante

Joseph_Jacotot_Maestro_Ignorante

¿Quién fue Jacotot, el maestro ignorante?

Jaques Ranciere El Maestro ignorante

Jaques Ranciere El Maestro ignorante

Artillero del ejército, secretario del Ministerio de Guerra, director de la Escuela Politécnica y profesor universitario, Joseph Jacotot (1770-1840) fue, sobre todo, un revolucionario francés que, frente a la restauración de la monarquía, debió emigrar a Bélgica. Allí, en la Universidad Católica de Lovaina, se descubrió a sí mismo como un maestro ignorante. Sus alumnos no sabían una palabra de francés; Jacotot desconocía el flamenco y el holandés. Forzado por la situación, pergeñó una idea: proponerles que aprendieran la lengua francesa leyendo la edición bilingüe de “Telémaco”, una obra de François Fénelon, basada en “La Odisea”. Los estudiantes memorizaban frases del francés y las comparaban con el holandés. Después, los impulsaba a que escribieran sus reflexiones en francés. Para su sorpresa, el progreso fue increíble. Sin ayuda alguna, los estudiantes dominaban las reglas básicas de la lengua francesa. Esa experiencia disparó en Jacotot un conjunto de reflexiones en torno a la matriz que funda el pensamiento pedagógico de su época -y el actual-, que se basa en una fuerte distinción entre los que saben (y explican) y aquellos que no (y callan). Tal distinción, inscrita en el funcionamiento de la institución escolar por delegación del Estado, otorga al docente un poder sobre los otros, un ejercicio de la dominación. Explicar, desde esta perspectiva, es embrutecer al otro, someterlo a una jerarquía, reproducir una subordinación.

Los estudiantes de Lovaina parecían confirmar la tesis de que era posible romper con el modelo del maestro explicador. En su reemplazo, Jacotot proponía la emergencia de un maestro que, en lugar de enseñar su propio saber, hiciera evidente al otro que es capaz de aprender lo que quiera. Un maestro así enseñaría a usar la inteligencia -común a todos los hombres- para que el aprendizaje se convierta en un auto-aprendizaje. Las respuestas del otro impulsarán nuevas preguntas para el maestro quien, en la búsqueda por enseñar emancipando, ya no hablaría frente a estudiantes sino frente a hombres y mujeres. Ya no monopolizaría saber alguno sino que sería un ignorante. Con estas reflexiones y propuestas más que un método -aunque él creyó haber descubierto un método de enseñanza universal-, Jacotot fundaba una teoría del “antimagisterio”. Cualquiera podía ser un maestro. Bastaba con no someterse a algún orden jerárquico, con asumirse como “viajero intelectual”, con concebirse como un interrogador permanente.

Fuente: Historia y Educación

 

Esta entrada fue publicada en Conocimiento Libre, Pensamientos, Reflexión, Un Mundo Mejor. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario