Muere asesinado el Abel de América, Antonio José de Sucre

CompartirTweet about this on Twitter

Muere asesinado el Abel de América, Antonio José de Sucre

Muere asesinado el Abel de América, Antonio José de Sucre

Muere asesinado el Abel de América, Antonio José de Sucre

4 de junio: Asesinato de Antonio José de Sucre (1830)

Antonio José Francisco de Sucre y Alcalá, conocido como El Gran Mariscal de Ayacucho, fue un político, diplomático, estadista y militar venezolano, prócer de la independencia americana, así como presidente de Bolivia, Gobernador del Perú, General en Jefe del Ejército de la Gran Colombia y Comandante del Ejército del Sur. Antonio José de Sucre fue uno de los héroes de la independencia latinoamericana más admirados. Se destacó como militar en las numerosas victorias que logró en los campos de batalla, evidenciando su talento innato para dirigir tropas. De esta manera consiguió triunfos fundamentales para liberar al continente del dominio español, siendo la batalla Ayacucho su mayor triunfo.

Como político ejerció la primera presidencia de Bolivia, redactando así su primera constitución en cumplimiento de ordenes de Bolívar. Se preocupó por los servicios públicos y el correcto funcionamiento de la administración pública. Fue riguroso en el cumplimiento de las penas por crímenes o hechos de corrupción, pero fue piadoso y justo con los vencidos. También impulsó causas relacionadas con la abolición de la esclavitud y un mejor trato hacia los indígenas. Además, resaltó como diplomático a la hora de participar activamente en el Armisticio de 1820.

La trágica muerte de Antonio José de Sucre

Para 1828 Perú y Colombia se enfrentaban por disputas territoriales, por lo que los colombianos solicitaron la ayuda de Sucre. Fue así como en 1829 y a la cabeza de los ejércitos grancolombinos derrotó a las fuerzas peruanas en la batalla de Tarqui.
Estando en Bogotá, sus enemigos lograron evitar su presidencia de la Gran Colombia con la reforma constitucional de 1830, en la que promulgaron una norma que estipulaba que para ser presidente o vicepresidente se debía tener mínimo de 40 años (Sucre tenía 35). Posteriormente viaja a Venezuela para conciliar a las partes y evitar la rebelión; sin embargo las conversaciones no prosperaron y decide regresar a Colombia.
El viernes 4 de junio de 1830, a muy tempranas horas de la mañana, Antonio José de Sucre toma el camino hacia Quito. En el sendero estrecho a Cabuyal, en las montañas de Berruecos (Colombia), cuatro asesinos contratados por José María Obando lo esperaban. Ellos eran: Apolinar Morillo (venezolano), Andrés Rodríguez y Juan Cruz (peruanos) y Juan Gregorio Rodríguez (colombiano).

Bolívar sobre la muerte de Antonio José de Sucre

Cuando pasa la comitiva, una voz grita: “¡General Sucre!“. El joven General, de apenas 35 años de edad, voltea y en el acto suenan unos disparos. Sólo pudo oírsele decir: “¡Ay balazo!” y cayó de su caballo muerto el novel General cumanés, víctima de las intrigas y las ambiciones.
Al conocer la noticia, Bolívar, lleno de dolor, dijo: “Lo han matado porque era mi sucesor“. y también exclamo:

“¡Se ha derramado, Dios excelso, la sangre del inocente Abel!,  la bala cruel que le hirio el corazón, mató a Colombia y me quitó la vida a mi”

Antonio José de Sucre fue uno de los militares más completos entre los próceres de la independencia sudamericana, considerado un pionero de los derechos humanos.

Esta entrada fue publicada en Historia de Venezuela, Historia Latinoamericana y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario