NELSON MANDELA: LA HISTORIA DEL GIGANTE AFRICANO

CompartirTweet about this on Twitter

NELSON MANDELA: LA HISTORIA DEL GIGANTE AFRICANO

Nelsón Mandela

Nelsón Mandela

Rolihlahla Mandela nació el 18 de julio de 1918 en Mvezo, Suráfrica. Pertenecía a la Casa Real Thembu de la etnia xhosa. Era nieto del rey Ngubengcuka. Su padre, Gadla Henry Mandela, era el jefe local en Mvezo, pero fue destituido por el Gobierno de Suráfrica, régimen segregacionista dominado por los blancos (británicos y holandeses) que colonizaron esas tierras desde el siglo XVII. Gadla murió en 1928 de tuberculosis y su esposa Nonqaphi falleció poco después. Rolihalhala quedó huérfano.

El niño de 9 años quedó al cuidado del jefe xhosa Jongintaba Dalindyebo, un aristócrata cultivado que era su padrino. Cursó estudios en una escuela religiosa metodista. Su profesora de primaria, una misionera británica, le puso el nombre anglófono de Nelson por lo que pasó a llamarse Nelson Mandela.

En 1939 se marchó a Alice para cursar Derecho en Fort Hare University, alma máter reservada para estudiantes no blancos. Parecía encaminado a convertirse en funcionario como su padre y su padrino. Pero su historia iba a ser muy diferente. En su segundo año de carrera fue expulsado, tras organizar una huelga estudiantil. En 1942 se laureó de abogado en la Universidad de Suráfrica por correspondencia.

Junto a su colega Oliver Tambo fundó un despacho de abogados que ofrecía servicios legales a ciudadanos negros de pocos recursos. Poco a poco, frente a la grotesca y creciente supresión de libertades civiles, característica de la política de exclusión racial (apartheid) del gobierno blanco, Mandela fue involucrándose en la lucha política, inspirado en los principios de resistencia pacífica de Gandhi. Sin embargo, cayó preso en 1956 junto a 150 compañeros. Permaneció tras las rejas hasta 1961 cuando se le declaró “no culpable”.

Ante la represión, Mandela y sus seguidores optaron por cambiar de táctica. En 1961, asumió la dirección del Umkhonto we Sizwe (Lanza de la Nación), brazo armado del Congreso Nacional Africano. La confrontación directa al poder blanco se tradujo en atentados y enfrentamientos guerrilleros. En 1964, Mandela fue apresado. Esta vez permaneció en la cárcel durante 27 años.

En la cárcel padeció 18 años de labores forzadas en una mina de cal. Sin embargo, no descuidó ni su cuerpo ni su psique. A diario se ejercitaba. Por correspondencia, se graduó de Bachelor of Laws de la Universidad de Londres. En esos años, cambió su perspectiva política y retomó la lucha por vía pacífica. Aún preso, Mandela era el líder de la resistencia negra.

El 11 de febrero de 1990, de 71 años, Mandela fue liberado. En 1994, fue electo presidente de Sudáfrica. En lugar de orquestar una venganza contra sus antiguos opresores, lideró un Gobierno de Unidad Nacional que condujo a la creación de una democracia multirracial y abolió el apartheid.

Murió el 5 de diciembre y su sepelio con honores de Jefe de Estado será el 15 de diciembre. Para la historia quedan sus palabras. “Derribar y destruir es muy fácil. Los héroes son aquellos que construyen y que trabajan por la paz”.

Fuente: Portal PDVSA

Frases Revolucionarias de Mandela

Pensamiento Revolucionario de Mandela

Pensamiento Revolucionario de Mandela

 Sobre la guerra de EE.UU. en Irak:
“Si hay un país que ha cometido atrocidades inexpresables en el mundo es Estados Unidos. Ellos no se preocupan por los seres humanos”.

En Israel:
“Israel debería retirarse de todos los territorios que quitaron de los árabes en 1967 y, en particular, Israel debe retirarse completamente de los Altos del Golán, del sur del Líbano y de la Ribera Occidental”.

Sobre la guerra de EE.UU. en Irak:
“Todo lo que él (Bush) quiere es el petróleo iraquí”.

Sobre Fidel Castro y la revolución cubana:
“Desde sus primeros días, la revolución cubana ha sido una fuente de inspiración para todas las personas que valoran la libertad. Admiramos los sacrificios del pueblo cubano en el mantenimiento de su independencia y soberanía ante la cara de la viciosa y orquestada campaña imperialista para destruir la impresionante fuerza de la revolución cubana. ¡Viva la revolución cubana! ¡Viva el camarada Fidel Castro!”.

Sobre el exlíder libio Muammar Gaddafi:
“Es nuestro deber apoyar al hermano líder… especialmente en lo que se refiere a las sanciones que están dirigidas no solo contra él, sino contra la gente común y corriente… a nuestros hermanos y hermanas africanos”.

En vísperas de la guerra de EE.UU. en Irak:
“Si nos fijamos en estos asuntos, llegaremos a la conclusión de que la actitud de EE.UU. es una amenaza para la paz mundial”.

Sobre Palestina:
“La ONU adoptó una postura firme contra el ‘apartheid’ y en los últimos años se estableció un consenso internacional que ayudó a poner fin a este sistema inicuo. Pero sabemos muy bien que nuestra libertad no es completa sin la libertad de los palestinos”.

 

Esta entrada fue publicada en Pensamientos, Reflexión, Un Mundo Mejor y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario